Los derechos de tu cuerpo

Hay dos maneras de mostrarnos respeto hacia nuestro propio cuerpo. Primero, haciéndole sentir cómodo y segundo, satisfaciendo sus necesidades básicas. Tener presente los derechos de tu cuerpo te acercará a tener una mejor relación con él mismo, y también mejorará tu bienestar físico y emocional. 

Los Seres Humanos nos hemos encargado de formular y hacer cumplir deberes y derechos fundamentales, basados en valores tan sólidos como la justicia. De hecho, parece que en determinados momentos de nuestra Historia hemos dedicado mucho esfuerzo en elaborar leyes, algunas muy absurdas. Por ejemplo, ¿sabías que no se puede salir del Estado de Minnesota (EEUU) con un pato en la cabeza?

Sin querer alejarme más del objetivo de este artículo, te quiero explicar un secreto. Un secreto que much@s de mis pacientes del Plan Cuerpositívate conoce bien y es que llegado un punto, cuando ya hemos trabajado algunas de las heridas a sanar de la relación con su cuerpo y queremos dar un paso más para acercarnos al autoestima corporal, hacemos un pequeño (pero gran) acuerdo personal teniendo en cuenta 5 premisas básicas que tu cuerpo merece.

Son 5 premisas muy básicas, pero que deberíamos tener tod@s presente pues constituyen los derechos fundamentales de nuestro cuerpo. Y se los merece. Te presento las premisas básicas para respetar a tu cuerpo:

1. Tu cuerpo merecer ser alimentado

Pase lo que pase, hayas comido lo que hayas comido previamente o estés haciendo (o no) el ejercicio que sea, tu cuerpo merece ser alimentado. Y tienes derecho a comer. Siempre.

No necesitas ganarte la comida a través del ejercicio físico, ni debes castigarte sin cenar por haber comido algo más de lo que sueles hacer. Basta ya de rendir cuentas a la Cultura de la Dieta. Tu cuerpo espera que le des la energía que necesita para funcionar. Pero no sólo se trata de dotarle de alimentos para que funcione, se trata también de que le puedas hacer sentir placer. Por eso, también merece ser alimentado con aquella comida que te guste. Merece que te alimentes para disfrutar

Para no alargarme demasiado en este punto no voy a mencionar que, además de con comida, nuestro cuerpo merece ser alimentado con muchas otras cosas. Así que también merece que honres tus distintos tipos de hambre. Te dejo aquí un artículo que escribí para WeLoverSize con el que podrás descubrir toda la variedad de “hambres” que experimentamos

2. Tu cuerpo merece ser tratado con dignidad

Por ti y por los demás. Pero ya sabes que el cambio empieza en un@ mism@, así que me voy a dirigir a ti.

Tratas de manera digna a tu cuerpo cada vez que no lo sometes a castigo por ser algo que no es. Cada vez que te muestras comprensible y compasiv@ con él. Cada vez que aceptas su forma, su tacto, sus curvas, sus planicies, sus cicatrices y su movilidad.

Tratas con dignidad a tu cuerpo cuando te permites hacer lo que te apetece y lo que te hace feliz sin esperar a que él sea o se comporte de una determinada manera. Honras a tu cuerpo cuando no le culpas de las cosas que no has hecho.

Tratas con dignidad a tu cuerpo cuando no te crees todas las burlas u opiniones que has recibido sobre él. Y cuando no te las dices a ti mism@ al mirarte al espejo.

3. Tu cuerpo merece ser vestido de forma cómoda

Te hablé de ello en este artículo en el que te proponía 3 retos de aceptación corporal basados en tu ropa, ¿recuerdas? 

Cuando te vistes de manera cómoda, le estás diciendo a tu cuerpo que está bien de la forma que es. Sin tener que ocupar un espacio al que no llega, ni tener que estar comprimido en unas telas que le aprietan y que hasta le dejan marcas.

Muchos programas dietéticos para la pérdida de peso te dicen que “tires tu ropa de gord@” o que “te compres aquélla ropa que entra en el cuerpo que quieres tener”. Siguiendo estas recomendaciones, estás haciendo que tu cuerpo se sienta incómodo y estarás alimentando tus pensamientos gordofóbicos contigo mism@. En vez de vestirte para tu cuerpo del aquí y ahora.

4. Tu cuerpo merece ser tocado con cariño

Y aquí te lo vuelvo a decir, este derecho corporal, es un deber y derecho para ti y para los demás. 

Un ejercicio que suelo mandar de tarea para casa es que la persona se aplique crema hidratante prestando atención plena a su cuerpo y desarrollando mensajes de amor hacia él.

Realizarnos automasajes o aplicarnos aceites en el cuerpo es una manera cálida y agradable de transmitir cariño a nuestro cuerpo.

5. Tu cuerpo merece moverse agradablemente

Ir al gimnasio o hacer ejercicio no debería ser tu rutina de tortura diaria (ni semanal). Realizar deporte de una manera con la que no nos sentimos a gusto es muy poco sostenible en el tiempo. Hacer ejercicio no debería ser una obligación.

Pero lo que sí merece tu cuerpo es que encuentres aquél movimiento con el que se siente bien y que te apetece realizar. Puede ser dos clases de sevillanas a la semana, natación, running, jugar al pilla-pilla con tus hij@s o dar un paseo.

¡Ah! Y puedes empezar a hacer deporte tengas el cuerpo que tengas. No es necesario tener un cuerpo delgado y musculoso para ir al gimnasio. No tienes que vestir de determinada manera ni tener según qué gadgets. Mereces sentirte cómod@ cuando mueves tu cuerpo. Eso es todo. 


¿Cuán presentes tienes los derechos de tu cuerpo? 

Como te decía, tener en cuenta los derechos de tu cuerpo es un paso que trabajo en terapia y que forma parte de un proceso de autoconocimiento y de desarrollo de aceptación y autoestima corporal y personal.

Si quieres que tengamos un espacio en el que podamos hablar sobre ello y resolver las dudas que puedas tener, puedes Reservar una Sesión Online Gratuita conmigo

Causas del Hambre Emocional

Hace ya mucho tiempo que me di cuenta en mi práctica profesional que es imposible separar la alimentación y las emociones. Momentos como el actual debido al confinamiento por la pandemia generada por el Coronavirus son psicológicamente exigentes para tod@s y generan emociones que son causas del Hambre Emocional.

Por este motivo, en este artículo quiero explicarte algunas de las causas más comunes del Hambre Emocional. De esta manera podrás estar atent@ a lo que sientes y podrás decidir si lo quieres gestionar con comida o si quieres utilizar algún otro recurso personal que tengas.

Empezaré el artículo con las 6 emociones que más estoy trabajando en terapia en estos días tan atípicos para tod@s. Espero poder ayudarte.

1. Aburrimiento

Una de las mayores razones por las que comemos sin tener hambre es el aburrimiento. Cuando comemos por aburrimiento puede que estemos intentando llenar un tiempo que sentimos como vacío, o bien, puede que intentemos aportar algo de gracia a una tarea que nos resulta tediosa.

De la misma manera que podemos vencer a este Hambre Emocional buscando y probando cosas para hacer en nuestro tiempo libre, podemos realizar un aprendizaje muy poderoso y es que, No hacer nada, también es hacer algo. No hacer nada está bien. Te aporta descanso, reflexión y autoconocimiento.

2. Diversión

La experiencia de comer puede ser toda una alegría por sí misma. En estos días, multitud de chefs está haciendo videorecetas online o directos en Instagram para que todos junt@s sigamos una receta. Esto nos aporta sentimiento de conexión con los demás (aunque de eso hablaré más abajo) y sobre todo, nos aporta entretenimiento y júbilo.

3. Calma

No es difícil comprender el poder calmante que tiene la comida. Puede ser mucho más apetecible ir a la cocina a por un vaso de leche con galletas que sentarse en el sofá y experimentar emociones incómodas. Además, el vaso de leche con galletas nos traslada a momentos de nuestra infancia en los que no había problemas ni responsabilidades.

No me malinterpretes, no es negativo que hagas esto. Lo malo empieza cuando comer se convierte en casi el único recurso para poder sentirte en calma. Sobre todo si es algo que sucede a menudo.

Es importante detectar cuál es la verdadera razón de nuestra inquietud y aprender alternativas para lidiar con ella.

4. Amor

La comida puede estar estrechamente ligada al acto de dar y recibir amor. Sentirnos llenos y comer alimentos que nos apetecen nos conduce automáticamente a una sensación de confort y seguridad. Sin embargo, cuando la comida se torna la única fuente de amor, la relación con la comida puede volverse un problema. Tanto es así, que no en pocas ocasiones, se deja de vivir la comida como un acto de amor hacia un@ mism@ y se empieza a vivir con un autocastigo.

Por otro lado, tampoco son pocas las personas que cocinan y alimentan como forma de dar amor a los demás. Pues no saben hacerlo de otra manera y es el único canal que tienen para transmitir sus sentimientos de estima a las personas que les rodean.

5. Ansiedad

Las preocupaciones, independientemente del tamaño de estas, pueden ocasionar un sentimiento de urgencia por comer para aliviar la ansiedad.

Y aquí debo confesar algo que la práctica clínica me ha enseñado: Nunca, y cuando digo nunca es nunca, he encontrado a ninguna persona que pueda eliminar su Ansiedad con comida de manera duradera

La comida con la ansiedad es como una tirita, su efecto contiene pero dura poco. Y lo que más me ha preocupado siempre es cómo la comida para calmar la ansiedad acaba desarrollando (no en pocas ocasiones) otras conductas impulsivas que acaban desarrollando problemas como el Trastorno por Atracón a las personas que lo emplean. 

6. Compañía

Me refiero al sentimiento de conexión que comentaba anteriormente. En este confinamiento es probable que estemos viviendo momentos de cierta sensación de soledad. Y para much@s, la comida se convierte en compañía.

Por otro lado, y a pesar de la distancia con los demás, muchas personas compartieron stories en Instagram tomando cerveza o cenando por Skype con amig@s y/o familia. Y no es malo, no es diferente a cuando vamos a un restaurante aunque no tengamos hambre y comemos lo mismo que los demás por la cohesión de grupo. Pero es recomendable ser consciente de las señales de hambre y saciedad que nuestro cuerpo nos emite. Mira, te dejo un artículo que escribí sobre Intuitive Eating para que veas lo importante que es.

Causas del Hambre Emocional

Algunas emociones más que generan Hambre Emocional

Y aunque no son las que más estoy observando en estos días, también están muy presentes cuando de Hambre Emocional se trata. 

Recompensa

Seguro que te has prometido a ti mism@ alguna chocolatina (o similar) después de realizar algo que te suponía un total esfuerzo. No es inusual usar la comida como motivación. 

Sin embargo, el día a día siempre está lleno de pequeños (o grandes) esfuerzos, así que comer por recompensa puede volverse un vicio algo problemático a largo plazo.

Es importante, en estas ocasiones, evaluar cómo estamos viviendo nuestro día a día e intentar reducir o eliminar aquéllo que nos desmotiva y no nos llena personalmente.

Enfado y frustración

Además de producir cambios cerebrales que inducen a la calma, el acto de comer para aliviar el enfado tiene una explicación algo mecánica. Y es que el simple hecho de masticar ya nos hace aliviar la rabia (cuanto más crujiente, mejor) el movimiento de mandíbula, apretar y destensar, produce relajación. De hecho, una de las técnicas más utilizadas para la relajación en terapia es la Relajación Muscular Progresiva de Jacobson, que se basa en movimientos de tensión y distensión. 

Tristeza

Muchas veces, buscamos en la comida aquéllo que hemos perdido. En estos casos, el acto de comer se convierte en un consuelo para la persona.

El Hambre Emocional no es malo

No es malo en sí mismo. Cuando nuestra relación con la comida nos genera malestar y nos damos cuenta que continuamente comemos sin hambre y sentimos culpabilidad ya es muy probable que haya un problema. En estos casos, es necesario trabajarlo para que la comida vuelva a ser un acto de placer y no el único recurso para afrontar el día a día.

Si quieres que evaluemos junt@s si tu relación con la comida es satisfactoria, no dudes en reservar una cita online conmigo de manera totalmente gratuita. 


Icon made by Freepik, Roundicons, Kiranshastry, Smashicons, Pixelmeetup from www.flaticon.com