3 retos de aceptación corporal

“La valentía es levantarse para defender lo que uno cree” esta frase de Sophie Turner (que nos conquistó por encarnar a Sansa en Juego de Tronos) refleja perfectamente el espíritu de este post. Y es que te voy a pedir que creas en ti. Que seas aquéllo por lo que te levantas. Por eso, voy a proponerte 3 retos de aceptación corporal.

Si estás leyendo estas líneas es que la relación con tu cuerpo ya está cambiando y estás empezando a aceptar todas sus líneas, curvas, hoyitos y pliegues. Puede que yo misma haya tenido la fortuna de acompañarte en el camino con el Programa CuerPositívate o puede que hayas llegado hasta aquí de distinta manera, lo que está claro es que estás en el buen camino para aprender a aceptar a tu cuerpo tal y como es.

Y te voy a proponer 3 retos de aceptación corporal muy ligados a nuestro armario. Porque no quiero que escondas ya más tu cuerpo en él.

Primer reto: Dime cómo es tu armario y te diré si tienes un autoestima corporal fuerte

El primer reto lo compartí en mi perfil de Instagram. Te lo dejo aquí si quieres verlo en más detalle.

Cuántas veces guardamos ropa que no nos gusta o que no nos ponemos porque nos resulta incómoda. O peor aun, cuántas veces guardamos ropa que nos ponemos, pero en la que nuestro cuerpo está totalmente incómodo en ella.

Cuántas veces nuestra ropa nos ha dejado marca, nos ha rozado, apretado, pinchado…cuántas veces hemos llegado a casa con ganas de quitarnos ya esa prenda que tanto aprieta… y que volvemos a guardar al armario para ponernos otro día más.

Eso, es no honrar a nuestro cuerpo. Analiza a lo Marie Kondo cada prenda de tu armario, y recuerda cómo te hace sentir. Y si es una prenda que te genera incomodidad física cuando te la pones… dónala o dásela a alguna persona conocida.

Hace un tiempo organicé un reto grupal haciendo esto mismo con clientes y fue un antes y un después en el día a día de cada un@. Dedica atención a lo que tu cuerpo necesita y permítete vivir cómodamente en tu propio cuerpo.

Segundo reto: Cómprate algo bonito y cómodo

No voy a pedirte que te compres un armario lleno de ropa nueva. Pero sí que te propongo que te compres un conjunto de ropa interior bonita (seductora, si quieres) y cómoda.

Cuántos sujetadores te han apretado por delante, por detrás y hasta en los hombros… cuántos tangas han sido demasiado intrusivos para ti en tu cuerpo, cuántas costuras de bragas te han dejado marca o incluso te han irritado la piel.

Comprarse un conjunto de ropa interior bonito y cómodo no te va a suponer un gasto económico demasiado alto y es algo que siempre vas a necesitar. Por lo que te propongo que dediques tiempo a escoger cuál quieres.

Descubre y escoge exactamente cuál es tu talla. Escoge la tela cuyo tacto te guste más. Un diseño que te haga sentir bien al mirarte al espejo. Y que no te deje marcas en tu cuerpo.

Piénsalo, la ropa interior está directamente en contacto con zonas muy íntimas de nuestro cuerpo… zonas con una energía poderosa y especial. Te mereces estar cómoda.

Tercer reto: Viste para impresionar(te)

Escoge dos días a la semana en los que vayas a ponerte algo que se escape un poco de lo que acostumbras a llevar: Un pintalabios rompedor, un collar grande, unos pendientes vistosos, una camiseta colorida… ¡una uña de cada color! Lo que sea que te haga sentir guap@, segur@ y fuerte.

Puede parecerte un reto un tanto superficial, pero dedicarte esos minutos extra para pensar de qué forma te apetece salir de la zona de confort en tu vestuario esos dos días a la semana… es hacer un regalo a tu cuerpo.

Nota

Si no te encuentras aún en el punto para hacer ninguno de estos 3 retos de aceptación personal, no pasa nada. Estás en camino.

Si quieres hacerlo, pero no te atreves, podemos tener una sesión gratuita online en la que conocernos para que puedas decidir si quieres empezar a trabajar en la relación con tu cuerpo. Sólo tienes que reservar sesión aquí.

3 libros contra la Gordofobia

¡Hoy es el día contra la Gordofobia! Hoy es un día especial para recordar que cada día sigue habiendo acoso y menosprecio a las personas cuya corporalidad no se corresponde con lo ampliamente aceptado y considerado “normal”. Para celebrar este día y rechazar la gordofobia, voy a recomendar 3 libros contra la Gordofobia, que me han acompañado siempre en mis consultas de Terapia para la Aceptación Corporal.

“El cuerpo no es una disculpa” (Sonya Renee Taylor, 2018)

Un poderosísimo libro que mezcla política, feminismo y gordofobia. Con este libro escuché por primera vez el término “autoestima radical” y me di cuenta que “el cuerpo, también es política” y de que aceptar nuestro cuerpo tal y como es supone un cambio personal con repercusiones a muchos niveles. Sororidad en todas sus páginas. Lo puedes comprar aquí.

Tienes derecho a permanecer gorda” (Virgie Tovar, 2018)

Esta fantástica autora y activista ya me había conquistado con sus potentes conferencias (las podéis encontrar en Youtube) pero cuando leí este libro, se convirtió en una de mis mayores referentes. Virgie utiliza el humor como arma de amor propio y te dice lo que la industria de la belleza se ha encargado de negarte: Que eres perfect@ tal y como eres. Ya está. Pero no sólo te lo dice, te aporta pruebas y hechos para que (por fin) te lo creas. Lo puedes comprar aquí.

Salud en todas las tallas” (Linda Bacon, PhD, 2008)

Para mí el libro que lo revolucionó todo. Es un libro con multitud de referencias a artículos científicos que te dice, a grandes rasgos, que la gordura no es el problema, que el problema es la dieta. Porque delgadez y salud no son sinónimos, del mismo modo que obesidad y enfermedad, tampoco van de la mano. Lo puedes comprar aquí.

¡Bonus track! Y te dejo dos títulos más que creo que son más aptos para un público más juvenil o que se esté iniciando en este mundillo. Eso sí, sólo los he encontrado en inglés.

Things no one will tell fat girls (Jes Baker, 2015)

Body Positive Power (Megan Jayne Crabbe, 2017)