Quererse a un@ mism@ es una auténtica revolución

mujer reflejada y sonriendo

Quererse a un@ mism@ es una auténtica revolución por dos motivos:

  • Porque puede ser algo difícil de conseguir para algunas personas
  • Porque al hacerlo, la manera de entender y de relacionarnos con el mundo cambia del todo.

Los 2 enemigos de la autoestima

La autoestima tiene dos grandes enemigos: La comparación y la competitividad. Y nunca habíamos vivido una exposición tan permanente a ambas.

El número de likes y followers, es un claro ejemplo. Muchas personas están basando su autoestima en ello. Con un más que demostrado impacto en la felicidad de las personas, cada like activa el sistema de recompensa de nuestro cerebro. Nos sentimos admirados, queridos, apreciados e incluso envidiados, por los demás (competencia y comparación, ¿recuerdas?).

También vivimos un bombardeo por parte de muchas industrias, marcas y empresas que nos “venden” autoestima, a cambio de dinero. Pero creeme, la autoestima no se compra.

Se publicitan muchas veces exponiendo aquéllo que es comúnmente deseado junto al producto a comercializar. Como si esa cerveza te fuera a hacer vivir el verano de tu vida o si esa crema reductora fuera a actuar por la noche para dejarte el cuerpo como el de la modelo del anuncio. 

Cuando basamos nuestra autoestima en competir y comparar… la estamos basando en los demás. Estamos cediendo a otras personas algo tan importante como el valor que nos damos a nosotros mismos. 

Quererse a un@ mism@ es una revolución

Es una revolución que empieza desde el interior de uno mismo y se traslada al exterior. CuerPositivaMente quiere ser parte de esta revolución personal y corporal. Te explico por qué. 

Hay muchos motivos para empezar a respetar, aceptar y querer a tu cuerpo. En la cuenta de Instagram de CuerPositivaMente se pueden encontrar algunas razones muy poderosas. Quererse a un@ mism@ es una auténtica revolución porque:

Invertirás todo el esfuerzo que pones en intentar conseguir el cuerpo perfecto en otras cosas que te aporten mayor felicidad.

Dejarás de gastar dinero en productos que no te hacen feliz (y que probablemente no funcionan).

Te atreverás a hacer aquéllo que no has hecho por miedo a mostrar tu cuerpo.

Al quererte más, podrás comunicarte con mayor asertividad y podrás expresarte cuando lo creas oportuno y de la mejor manera.

Al quererte más, podrás dar y recibir más amor. Además, será un amor de calidad y autenticidad.

Le podrás enseñar al mundo quién eres.

¿Te das cuenta de la revolución que supondrá en tu vida?

¿En qué vas a dedicar la energía que antes utilizabas para conseguir el cuerpo perfecto?

¿Cómo vas a invertir el dinero que vas a ahorrar al no comprar productos para modificar tu cuerpo?

¿Qué es lo que tienes muchas ganas de hacer pero que no habías hecho antes por temor a quedar expuesto delante de los demás?

¿Qué y cómo vas a decir lo que nunca antes habías dicho?

¿Qué amor es el que quieres recibir?, ¿Cómo y a aquién vas a dar amor?

¿Cuál es la mejor versión de ti mism@ que quieres mostrar al mundo?

atardecer con mujer con luces en las manos
Quererte está en tus manos

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *